MARMOTA

La película Groundhog Day, que aunque se tradujo entre nosotros como Atrapado en el tiempo la recordamos por el nombre de «El día de la marmota», se ha convertido en una expresión común para aludir a la repetición de los mismos comportamientos y situaciones.
Y cada año por estas fechas, lo mismo que Bill Murray, siento que vivo en un eterno y recurrente día de la marmota al acercarme a la feria del libro de Bilbao, BLA (Bilboko Liburu Azoka). La misma banda sonora que repite en bucle canciones de décadas pasadas, por la megafonía se oyen los mismos nombres de autores firmando sus libros, incluso los carteles que la anuncian se clonan año tras año, con la leve modificación del número de edición y los días en que se celebra. Todo ello en una industria íntimamente ligada a la creatividad y en una declarada por la UNESCO «ciudad del diseño».

ESTEBAN MONTORIO URIBARREN

Me dedico al diseño gráfico, a la comunicación visual, vivo en Bilbao y disfruto con mi trabajo.

“Cada año por estas fechas, siento que vivo en un eterno y recurrente día de la marmota.”

 

La presencia de los libros en la calle ha cambiado, estas ferias de libros actuales no atraen, ni a las y los lectores habituales ni a las y los lectores ocasionales y quien sale perdiendo es el propio libro. ¿Cómo vamos a enganchar a las nuevas generaciones de lectores y lectoras si todo ello tiene un aire rancio del que parece difícil salir?
Como amante de los libros, siento una mezcla de rabia y angustia por el estado actual de los libros y el desprecio en que están cayendo para la sociedad. Cada vez se valoran y respetan menos. Otra señal clara de este estado de cosas es que veo libros abandonados en la calle. Apilados como desechos, ¡libros tirados a la basura! Muchos no los quieren ni en las bibliotecas. Incluso publicar ya no se valora.

Hay que enseñar de nuevo el valor de los libros. Ese valor intangible que siempre les ha acompañado y que, como vehículos de cultura y conocimiento, enriquecen a quien lee.
Es posible que la feria siga siendo una acción de fomento de la lectura válida y eficaz, pero tal y como se nos presenta ahora, es un evento agonizante y que sigue ahí como si nadie supiese qué hacer con él. Es urgente reflexionar, innovar, adecuar y actualizar sus modelos.
Para terminar, añado una pequeña confesión, esta columna la escribí para la revista del pasado verano pero por falta de espacio no se pudo publicar. El hecho de que con una ligera puesta al día no haya perdido actualidad, reafirma tristemente la teoría de la marmota. En la película y en la realidad, el 2 de febrero, Punxsutawney Phil, la marmota, sale de la madriguera y, si al salir no ve su sombra, por ser un día nublado, dejará la madriguera y significará que el invierno está a cercano a terminar. Es difícil distinguir en estos claroscuros, pero tenemos que trabajar para que el invierno termine y, espero que nuevos programas y actividades, nuevas ofertas más atractivas para el público y una promoción y comunicación dignas, rompan el próximo verano este bucle.

Publicado en la revista Gure Liburuak 54

2017ko uda

¿Quieres recibir nuestros artículos antes de que sean publicados?
Suscríbete a nuestro impresionante boletín.

Pin It on Pinterest